MILEY CYRUS CELEBRA EL 8º ANIVERSARIO DEL VÍDEO QUE LO CAMBIÓ TODO

Categorías:

We can’t stop nos mostró a la solista liberada y adulta que nos ha enamorado

Miley Cyrus lo ha celebrado por todo lo alto. Como solo un aniversario se puede celebrar. Y es que no todos los días se consigue sacudir los cimientos de la industria musical estadounidense vistiendo únicamente ropa interior de color gris y una camiseta blanca en la que se lee West Coast. Fue hace ya 8 años, en 2013, cuando el rumbo de su carrera musical cambiaría para no volver a ser igual nunca más gracias a We can’t stop y Bangerz.

Fue su primer álbum con un sonido completamente diferente a los tres anteriores. Y si hablamos de actitud… nada que ver con su perfil Hannah Montana salido de la factoría Disney. Una ruptura sonada, como deben ser las rupturas, y una reivindicación de su propia personalidad que llegó marcada por la polémica.

Porque We can’t stop no fue solo un vídeo más con cambio de imagen y de sonido. Fue el pistoletazo de salida a la popularización del twerking, a la reivindicación sin pudor del cuerpo de la mujer para poder hacer lo que quiera cuando quiera y como quiera. El vídeo fue censurado. Su actuación en la entrega de los MTV VMAs generó millones de comentarios polemicos.

Si a eso le añadimos el sentido de su letra, queda claro que el objetivo no era dejar a nadie indiferente: «Depende de quién la escuche. Si es una niña de diez años, oirá «bailando con Miley», pero si es alguien que lo ha probado sabrá de qué estoy hablando. He crecido, y si buscas mi nombre en Google verás el tipo de cosas que hago ahora, y de eso habla la canción» explicaba en su día Miley Cyrus sobre su letra y drogas como el éxtasis.

<< También Podría Gustarte